Vive la fantasía de un palacio de ensueño

Frente al magnifico monasterio de Guadalupe, este palacio del siglo XV es hoy el alojamiento que recomendamos si quieres tener una experiencia digna de la fantasía de este lugar mágico en plena naturaleza.
En el corazón de la sierra de las Villuercas donde se erigió este monasterio mítico dedicado a la Virgen de Guadalupe, que es sin duda la muestra más refinada del arte en todas sus facetas.

Arquitectura con historia

El actual Parador de Guadalupe está formado por dos edificios, el Colegio de Infantes o de Gramática del siglo XVI, refleja el estilo mudéjar en sus patios y arquitectura interior, fue escuela de gramática, canto, teología y humanidades. Tras la desamortización fue Palacio del Marqués de la Romana hasta 1965 año en el que lo adquirió el Estado.
El otro edificio fue el Hospital de San Juan Bautista del siglo XV, un importante centro científico de la época donde los monjes ejercían la mediciona y formaban a los discípulos en botica, herbolario, también trabajaban con médicos laicos y se formaban cirujanos dejando una valiosa muestra de su saber en una magnífica biblioteca médica. Hay otro concepto que los frailes cultivaban y fue la armonización de espacios y jardines, el Parador tiene un patio con naranjos y limoneros, con celosías en el que se suaviza la luz entrante y remata el estanque de agua para lograr el conjunto de armonía deseado.
Los dos edificios formaban parte del Monasterio y de su complejo de ciencia y espiritualidad.

Monasterio de los sentidos

El hotel dispone de una habitación con salón, 26 habitaciones dobles y 14 con cama de matrimonio. Todas ellas con baño completo, aire acondicionado, calefacción, televisión y muebles de época.

Entre sus dependencias destacan el jardín intramuros, auténtico vergel remanso de paz con una hermosa piscina exterior de temporada. Mientras te bañas en la piscina podrás disfrutar de las vistas al Real Monasterio de Guadalupe. También puedes dar un paseo por el jardín, entre los olivos y otras plantas autóctonas, mientras escuchas el sonido del agua de las fuentes como hacian los arabes de la Alambra.
Entre los patios interiores de estilo mudéjar hay amplias estancias de uso común con paredes blancas que rememoran la religiosa función del lugar.

Parador de Guadalupe
Parador de Guadalupe
Parador de Guadalupe
Parador de Guadalupe
Parador de Guadalupe
Parador de Guadalupe

El restaurante

Paradores de Extremadura

Comer en Extremadura significa abrazar la tradición de los placeres de la carne, el gusto por las verduras de la huerta y la pasión de la fruta prohibida. La gula es aqui una forma de entender la vida de la región y contemplar el buen hacer de las gentes que conviven estrechamente con la naturaleza para producir los mejores alimentos.
Ya los frailes del monasterio escribieron el primer libro de recetas de la historia y hoy este establecimiento hace honor a la tradición.
Hoy España es la vanguardia de la mejor cocina del mundo, con los mejores cocineros y las propuestas mas variadas. En Guadalupe vas a disfrutar de la tradición mas moderna, buenos vinos que maridan a la perfección con la inovación que solo un lugar con historia puede ofrecer.

Paradores de Extremadura

El Parador que te va a transportar en el tiempo

Guadalupe se encuentra en la ladera sur de las Villuercas, muy cerca de las grandes vías de comunicación que transitan por el centro-oeste peninsular. Se asienta sobre la Sierra de Altamira, en el monte de la Brama.
Aqui los monjes diseñaron una fantasía arquitectónica sin igual, mezcla de estilos y épocas superpuestas hasta conformar un pequeño rincón único en plena naturaleza. El Cláustro Mudéjar del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe es la joya central de este pequeño universo que está coronado con un templete decorado con azulejos y yeserías. Corona su arquitectura una flecha con corchetes de cerámica blanca y verde, que se prolonga en una cruz de hierro. Su autoría es de Fray Juan de Sevilla.

El pueblo guarda las esencias del esplendor mas refinado de la Baja Edad Media española. Construido sobre criterios claros del buen vivir, entre tanto refinamiento encontramos trazas de la arquitectura popular en su barrio judio perfectamente conservado.

El parador y la hospedería son el lugar ideal para vivir esta experiencia de inmersión en las raices de la cultura hispanica y la mezcla de estilos gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico que representan el auténtico bagaje de este país de superposición de civilizaciones. Hoy declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco es un símbolo para la región que se expande por el mundo.

El 23 de julio de 2009, en el Centro Cultural Puebla y Villa de Guadalupe, tuvo lugar la firma del Protocolo de Constitución del Geoparque Villuercas Ibores Jara. La diversidad geológica de estas tierras es uno de los valores mas apreciados con formaciones naturales que explican la evolución de los tiempos a escala geológica.

Paradores de Extremadura

Descanso y relax

Entre estos muros se puede escuchar el silencio de una arquitectura diseñada para dejar correr los siglos, entre sus patios y jardines puedes olvidar el mundo del que vienes por un instante y disfrutar de la ilusión de ser un viajero del tiempo.
Si escuchas con atención podras percibir como en el siglo VIII unos pastores escondieron una talla de madera negra, ante la llegada de los musulmanes que fue descubierta cinco siglos despues en los márgenes del río Guadalupe. En 1389 el rey Juan I concedió a la orden monástica de los Jerónimos la custodia del primitivo monasterio de Guadalupe que poco a poco se convirtio en el centro del mundo.
Aqui los reyes Catolicos decidieron apostar por la aventura de buscar nuevas rutas hacia las indias y dieron el visto bueno a Cristóbal Colón con la firma de la carta a los alcaldes de Palos y Moguer.
Tienes que imaginar a Cristóbal Colón volviendo de su primer viaje a América con dos indios a dar gracias a la virgen a la que encomendó la suerte de su aventura atlántica. La fuente que hay en la plaza frente a la entrada del monasterio es la que sirvio para bautizar a esos primeros indigenas traidos de ultramar.
Isabel la Católica conocio este lugar siendo aun infanta y mantuvo el apego durante toda su vida. El Monasterio de Guadalupe se convirtió en un lugar emblemático para la reina donde pasaba largas estancias de retiro. Durante siglos el camino a Guadalupe se lleno de pregrinos que acudian a visitar a la virgen mas milagrosa jamas conocida, era especialmente famosa por la liberacion de cautivos y los salvamentos en la mar.
Hoy podemos hacer una ruta que une Cañamero con Guadalupe y lleva el nombre de Isabel la Católica y recorre el antiguo camino que utilizaban los Reyes Católicos para acceder al Palacio de Mirabel, en el que se alojaban.

Comentarios

Opiniones de clientes

Unas instalaciones hermosas, aprecio el silencio, lo tranquilo. Para una paz espíritural, El claustro, excelente sitio para relajarte mientras escuchas el chorro de agua de la fuente. La ubicación no puede ser mejor, pegado al monasterio en pleno centro de la ciudad. El sitio es muy tranquilo, se oyen las campanas del monasterio y los jardines preciosos. Tienen un patio interior muy acogedor.

 

Parador precioso, magníficamente rehabilitado. Su hermoso claustro, con sus naranjos y limoneros, invita a la relajación. La situación es estupenda, las vistas al monasterio desde la habitación, inmejorables. El personal muy atento, a destacar el camarero que nos atendió en el restaurante (creo que su nombre es Jesús). Comimos fenomenal, aconsejados por él, productos de la tierra, muy bien cocinados y presentados. Una estancia maravillosa.

 

Parador acogedor en un enclave lleno de Historia, cojimos una habitación superior con vistas y no nos decepcionó, tenía vistas al monasterio y a los jardines. Increíble también la vista guiada que tuvimos con Álvaro para conocer la historia del parador, deberían de tomar buena nota otros paradores para hacer este tipo de iniciativas y poder conocer mejor la historia de estos edificios.

 

Antiguo hospital de peregrinos habilitado ahora como hotel. Todo perfecto. Nos toco una habitación con terraza que miraba al monasterio con lo que nos queda un recuerdo inolvidable de esta visita. El claustro es una preciosidad, invita a relajarse y disfrutar.

 

Excelente Parador en todos los aspectos, ubicación, mantenimiento y limpieza, restaurante... y sobre todo ambiente y que siga conservando los salones, cosa poco habitual hoy. Lo mejor la habitacion, el ambiente general y en particular el sonido y el olor de su patio mudejar.

Booking

Al hacer tu reserva con Booking tienes la garantia de optener el mejor precio del mercado. Si encuentras un precio mas bajo Booking te reembolsa la diferencia al hacer la reserva.


Booking es una central de reservas a nivel mundial que te facilita elegir y reservar alojamientos con las maximas garantias. Fijate bien en los plazos de cancelación al completar el proceso de reserva.


Somos una web de turismo y experiencias independiente

  • No representamos ni hablamos en nombre del alojamiento ni del restaurante.
  • Nuestras opiniones pueden no coincidir con las empresas de las que hablamos.
  • Hablamos en base a nuestra experiencia y nuestros gustos.
  • Somos una empresa de turismo independiente que ofrece un serviocio público.
  • Esta NO es la página oficial de Paradores.

Recomendamos hoteles según nuestra experiencia


Localización

Calle Marqués de la Romana, 12
10140 Guadalupe
Cáceres / Extremadura / España
Tel.: 927 367 075 / mail: guadalupe@parador.es
Página web: www.parador.es
Coordenadas: 39.452521 / -5.326408